fbpx

Vocabulario del español jurídico

En Ostria Traducciones®, hoy queremos platicarte sobre algunas particularidades del español jurídico, que, claro, es esencial discernir a la hora de traducir textos jurídicos. Al escribir esta nota, nos basamos en la clasificación terminológica que nos proponen Alcaraz y Hughes en su obra “El español jurídico” de 2004 (actualizado en 2014)[1].

En el español jurídico, es común encontrar unidades léxicas (simples o compuestas) del vocabulario general como promover, que en el lenguaje jurídico puede utilizarse para significar tramitar o presentar (una petición o procedimiento judicial, por ejemplo) y, por tanto, para traducirla al inglés, en ese sentido, usaríamos verbos como to file o to bring, en lugar de to promote, que suele ser la primera opción no informada de traductores noveles o no especializados en la traducción jurídica, independientemente de si cuentan o no con formación académica en traducción. Esto no significa que la traducción léxica no pueda ser una solución, sino que ésta dependerá de cada caso. Sirva para ejemplificar lo anterior el verbo ejercitar que, en el ámbito jurídico, puede utilizarse al lado de derechos. Así, la combinación “ejercitar un derecho”, puede solucionarse con la traducción “to exercise a right”, lo cual es perfectamente adecuado. Otros ejemplos de esta categoría pueden ser girar (en la frase “girar atento oficio”) o protestar (en “protesto lo necesario”).

También podemos encontrar vocabulario semitécnico que, de acuerdo con Alcaraz y Hughes, se compone de términos del lenguaje común que, dentro de su uso jurídico, han adquirido nuevos significados. Este grupo de unidades léxicas suele ser el más complejo, pues pueden surgir confusiones a causa de la polisemia y, como seguramente ya te lo imaginabas, su significado y, por ende, su traducción más adecuada, dependerán al 100% del contexto. En esta clasificación, podemos encontrarnos interesantes términos como prescripción, que puede traducirse al inglés como “statute of limitations” cuando la primera tiene el sentido de “una forma de extinción de derechos, así como la posibilidad de ejercer acciones”.[2]

Igual es el caso de auto, que en un mismo texto podemos encontrar con dos significados, como en el siguiente ejemplo:

“En virtud de lo ordenado mediante auto de esta propia fecha, emitido por la C. LICENCIADA ROSALIA XXXX XXXXX, Juez Segundo de Primera Instancia Penal del Quinto Distrito Judicial del Estado, dentro de los autos del expediente número 0XXX/20XX…”.[3]

(énfasis añadido)

Ahora, en su primera mención, en términos generales bien resumidos en Economipedia®, se refiere a un “tipo de resolución elaborada por un juez que resuelve una parte del proceso, pero no resuelve sobre el fondo del asunto”[4] y, por ello, puede traducirse al inglés como decision, order o ruling, entre otros, y, por supuesto, la opción más adecuada dependerá del país meta. Por otra parte, en su segunda mención en plural, conforme al Diccionario de ciencias jurídicas, políticas y sociales de Manuel Ossorio, los autos “hace referencia al conjunto de documentos y piezas de que se compone una causa o pleito”[5], es decir, tiene un sentido mucho más amplio que el vocablo auto en singular. Por esta razón, debe traducirse al inglés como “records” en su significado especializado “a written account of the proceedings in a case, including all pleadings, evidence, and exhibits submitted in the course of a case”[6]. Con esto, podemos percatarnos de que el contexto siempre será el del traductor aliado por excelencia en su labor de investigación y solución terminológica.

Finalmente, los autores ya mencionados también hacen referencia al vocabulario técnico, el cual se forma de palabras de uso exclusivo del lenguaje jurídico. En esta categoría, tenemos unidades simples como arrendamiento (lease) o denunciar (to report, to accuse o to denounce, en este último caso cuando se trata de un tratado o acuerdo internacional) y las unidades compuestas como lucro cesante (lost profits o loss of profits).

Estos son sólo algunos ejemplos de los retos terminológicos que encuentra rutinariamente un traductor jurídico en su profesión y, como puedes notar, no son nada sencillos. La traducción jurídica es una de las especialidades más demandantes y demandadas de la industria y, por eso, te compartimos los siguientes consejos:

  • Si eres traductor, inscríbete hoy mismo a nuestro curso de traducción de textos jurídicos para que sigas desarrollando tu competencia traductora. Nuestro curso está avalado por el Colegio Mexicano de Licenciados en Traducción e Interpretación.
  • Si necesitas una traducción, envíanos tus documentos escaneados o fotografiados a info@ostriatraducciones.com o por WhatsApp al 5534807966 para obtener una cotización gratuita.

[1] ALCARAZ VARÓ, Enrique y Brian HUGHES (2004): El español jurídico. Barcelona, Ariel Lenguas Modernas.

[2] La prescripción extintiva, consultado el 08 de agosto de 2022. Disponible en: https://www.mundojuridico.info/la-prescripcion-extintiva/

[3] Emplazamiento muestra, tomado el 08 de agosto de 2022 de https://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5170445&fecha=09/12/2010#gsc.tab=0.

[4] Economipedia, consultado el 08 de agosto de 2022. Disponible en: https://economipedia.com/definiciones/auto-judicial.html

[5] Ossorio, Manuel. (1995). Diccionario de ciencias jurídicas, políticas y sociales (22a. ed. –.). Buenos Aires: Heliasta.

[6] Court Record Glossary, consultado el 08 de agosto de 2022. Disponible en: https://www.archives.gov/files/fort-worth/finding-aids/fort-smith-case-files/court-records-glossary.pdf[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Share this post

Leave your thought here

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.